• Manual básico de PRL: Higiene industrial, Seguridad y Ergonomía
  • Aunque a primera vista pueda no parecerlo, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales ha venido a renovar la importancia de la Medicina del Trabajo en el campo de la salud laboral. Y ello, paradójicamente, alumbrando un concepto novedoso que, en primera lectura, podría hacer pensar que viene a sustituir a la actuación médica tradicional; nos referimos a la vigilancia de la salud.

    Nada más alejado de la realidad. Las prescripciones de la Ley no sólo mantienen la importancia de la actuación sanitaria, sino que la potencian, al imponer –y eso sí es novedad– su coordinación con las restantes disciplinas preventivas en el seno de los servicios de prevención.

    De ahí la renovada necesidad de que los especialistas en medicina del trabajo posean amplios conocimientos en las restantes disciplinas preventivas: la seguridad, la higiene, la ergonomía y la psicosociología han de ser para ellos bastante más que simples conocidas; sin que sea necesario que se conviertan en especialistas en tales materias (lo que no tendría sentido, además de ser probablemente imposible) sólo si sus conocimientos en las mismas son relativamente profundos podrán los sanitarios contribuir, con todo el potencial que su formación de base les aporta, a mejorar la salud de los trabajadores.

    Porque, no lo olvidemos, de lo que se trata no es sólo de "conservar", sino de "mejorar". Por eso la Ley, en su artículo 5, señala como objetivo de la política en materia de prevención el de "promover la mejora de las condiciones de trabajo a fin de elevar el nivel de protección de la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo".

    Debemos señalar, finalmente, que los profesionales de los servicios de prevención han de tener siempre presente que su obligación (artículo 31.2 de la Ley) es la de asistir "al empresario, a los trabajadores o a sus representantes y a los órganos de representación especializados". Y que precisamente para defender su imparcialidad la ley les confiere la misma protección que el artículo 68 del Estatuto de los Trabajadores confiere a los representantes de los trabajadores.

    Y esta sí que es una novedad importante, si bien no afecta sólo a los sanitarios, sino a todos los componentes de los servicios de prevención y a los trabajadores designados, en su caso.

    Edita: Sociedad Asturiana de Medicina y Seguridad en el Trabajo y Fundación Médicos Asturias

    Páginas: 444

    Descarga del manual

    Comparte este post

    Comentarios (1)

    • anon
      Marcos Borges

      Buenas noches deseo descargar su excelente manual para estudiar y mejorar la calidad de servicio

      25 Sep, 2018

    Deja tu comentario